Home Cultural La Cultural, tocada y ¿hundida?