Home Cultural Tras la conjura, la obligación